La bodega

Somos una bodega familiar ubicada en una masía histórica en la que se documenta la viticultura desde el siglo XIV. El primer documento que hace referencia a los viñedos es la compra de una viña del 1305, esta escritura empieza una extensa relación documental que atestigua la larga tradición vitivinícola de la familia Carreras.

Con el paso de los siglos, las propiedades de los Carreras fueron aumentando hasta que, con la crisis de la filoxera, la familia se vio obligada a vender buena parte de sus tierras. Muchas viñas fueron compradas por la familia Fabra, del vecindario de Vilartolí, que replantaron las antiguas cepas y volvieron a poner en producción los terrenos arrasados ​​por la filoxera.

Pocos años después, con el matrimonio de Eulalia Carreras y Joan Fabra las propiedades volvieron a unirse, y nació la semilla de la bodega Martí Fabra con la adecuación de los bajos de la masía Carreras.